«Camino Cuaresmal 2021 hacia la Pascua».

“Todo sucedió para que se cumplieran las Escrituras de los profetas” (Mateo 26, 56)

Todo lo habían anunciado los profetas… Y todo también lo anuncia Su Pasión. Los relatos de la Pasión de Jesús son como un retablo de la Humanidad de todos los tiempos, también de la sociedad actual. Aquí aparecemos todos:

  • Las autoridades civiles y militares.
  • Las autoridades religiosas.
  • El pueblo, siempre a merced de unos poderes o de otros, repitiendo las consignas que unos u otros les dicen; igual gritan “hosanna” que “crucifícale”.
  • Los curiosos y superficiales, que hacen espectáculo de todo, hasta de la sangre.
  • Los que se ríen y hacen burla y chiste hasta del sufrimiento ajeno, y “mientras beben vino sacan coplas”.
  • Los que cuchichean y los que guardan silencio.
  • Las mujeres, los hombres.
  • Los que contemplan, los que lloran.
  • “Y en medio de Jesús” (Mateo 27,38), entre dos malhechores, solo, muy solo. Entre el cielo y la tierra, como un maldito más. El hombre solo, abandonado de todos, del que huyeron todos… Su madre estaba allí.
  • Aquí están los manipuladores y los manipulados, las víctimas y los verdugos.
  • Y el inocente maltratado, el justo perseguido, el despreciado, el calumniado, el rechazado, el proscrito… ante quien se vuelve el rostro.
  • Aquí estás también tú, estoy yo, en esta lista; tal vez en más de uno de los puntos.
Pasión de Cristo, confórtame… 
Oh buen Jesús, óyeme…
Dentro de tus llagas, escóndeme...
No permitas que me aparte de Ti…