Introducción al capítulo LXX

 

La simpatía es sólo una de las facetas del abuso que puede tener el egoísmo; otra de estas facetas es precisamente la corriente contraria, la antipatía. Y si la primera se esconde bajo las apariencias de caridad, la segunda se presenta sin rebozo en forma de celo e interés de perfección.

Contenido del capítulo:

1-3

Condenación del abuso

4-5

Disposición referente a los niños

6-7

Norma general punitiva

 

 

Capítulo LXX. Que nadie se atreva a golpear arbitrariamente a otro.

Comentario espiritual sobre la Regla de san Benito por Denis Huerre

 

28 abr., 28 ago., 28 dic.

1Debe evitarse en el monasterio toda ocasión de iniciativa temeraria, 2y decretamos que nadie puede excomulgar o azotar a cualquiera de sus hermanos, a no ser que haya recibido del abad potestad para ello. 3“Los que hayan cometido una falta serán reprendidos en presencia de todos, para que teman los demás”. 4Pero los niños, hasta la edad de quince años, estarán sometidos a una disciplina más minuciosa y vigilada por parte de todos, 5aunque con mucha mesura y discreción.

6El que de alguna manera se tome cualquier libertad contra los de más edad sin autorización del abad o el que se desfogue desmedidamente con los niños, será sometido a la sanción de la regla, 7porque está escrito: “No hagas a otro lo que no quieres que hagan contigo”.