Introducción al capítulo LXIX

 

En estos dos capítulos (69 y 70) sale S.B. al paso de dos peligros que podrían originarse dentro de la comunidad. En el fondo son dos formas de egoísmo sin freno, a las que el patriarca quiere poner coto inflexible por las consecuencias funestísimas que podrían derivarse. El primero conduce a un amor excesivo y mal entendido; el segundo, a un desahogo que puede escudarse en una justicia aparente.

El presente capítulo se ocupa del afecto fraternal mal entendido.

 

 

Capítulo LXIX. Que nadie se atreva a defender a otro en el monasterio.

Comentario espiritual sobre la Regla de san Benito por Denis Huerre

 

27 abr., 27 ago., 27 dic.

1Debe evitarse que por ningún motivo se tome un monje la libertad de defender a otro en el monasterio o de constituirse en su protector en cualquier sentido, 2ni en el caso de que les una cualquier parentesco de consanguinidad. 3No se permitan los monjes hacer tal cosa en modo alguno, porque podría convertirse en una ocasión de disputas muy graves. 4El que no cumpla esto será castigado con gran severidad.