Introducción al capítulo LVI

 

Una disposición más relativa a la organización del monasterio, por razón de la hospitalidad. La idea que guía a S.B. en este capítulo es, de una parte el valor sobrenatural que hay que dar a la persona del huésped y que reclama las mayores atenciones, y de otra la precaución que hay que tomar para que su estancia en el monasterio no perturbe la observancia regular.

Contenido del capítulo:

1-2

Reglamento de la mesa del abad.

3

Conservación de la disciplina en el refectorio de los monjes.

 


Capítulo LVI. De la mesa del abad.

Comentario espiritual sobre la Regla de san Benito por Denis Huerre

 

9 abr., 9 ago., 9 dic.

1Los huéspedes y extranjeros comerán siempre en la mesa del abad. 2Pero, cuando los huéspedes sean menos numerosos, está en su poder la facultad de llamar a los hermanos que desee. 3Mas deje siempre con los hermanos uno o dos ancianos que mantengan la observancia.