Introducción al capítulo L

 

El lugar en donde debe desarrollarse la vida del monje es el monasterio. En él se santifica mediante las prácticas de la oración y del trabajo. Dos actos importantes y especialmente enlazados con la vida del cenobio y de la comunidad son el oficio divino y la refección. No obstante, circunstancias esporádicas pueden hacer imposible a un monje hallarse presente en estos actos. Los dos capítulos que siguen tratan de estos casos excepcionales.

El capítulo 50 prevé dos causas por las cuales se puede estar ausente del coro: el trabajo lejos del monasterio o un viaje.

Contenido del capítulo:

1-3

Ausencia del oratorio por el  trabajo en lugar alejado.

4

Ausencia del oratorio por razón de viaje.

 

 

Capítulo L. De los monjes que trabajan lejos del oratorio o van de camino.

Comentario espiritual sobre la Regla de san Benito por Denis Huerre

 

1 abr., 1 ago., 1 dic.

 

1Los hermanos que trabajan muy lejos y no pueden acudir al oratorio a las horas debidas, 2si el abad comprueba que es así en realidad, 3celebren el oficio divino en el mismo lugar donde trabajan, arrodillándose con todo respeto delante de Dios.

4Igualmente, los que son enviados de viaje, no omitan el rezo de las horas prescritas, sino que las celebrarán como les sea posible, y no sean negligentes en cumplir esta tarea de su prestación.