Introducción al capítulo XXIX

 

Abandonar el monasterio no tiene siempre por causa una obstinación con las características de que se ha hablado en el capítulo precedente. El espíritu humano es tornadizo e inconstante, y, cansado, puede encontrar mil pretextos para abandonar la vida de privaciones y sacrificios que un día abrazara. Esta inconstancia se asemeja a la inestabilidad de los giróvagos (1,10-11), aunque no se la pueda clasificar, hablando en ridor, dentro de este tipo de monjes.

Contenido del capítulo:

1-2

Disposiciones relativas a los que se van y desean volver.

3

Cuántas veces pueden ser readmitidos.

 

 

Capítulo XXIX. Si deben ser otra vez readmitidos los monjes que salen del monasterio.

Comentario espiritual sobre la Regla de san Benito por Denis Huerre

 

6 mar., 6 jul., 5 nov.

 

1Si un hermano que por su culpa ha salido del monasterio quiere volver otra vez, antes debe prometer la total enmienda de aquello que motivó su salida, 2y con esta condición será recibido en el último lugar, para probar así su humildad. 3Y, si de nuevo volviere a salir, se le recibirá hasta tres veces; pero sepa que en lo sucesivo se le denegará toda posibilidad de retorno al monasterio.