Introducción al capítulo XVII.

Contenido del capítulo:

1

Introducción.

2-4

Prima.

5-6

Tercia, Sexta y Nona.

7-8

Vísperas.

9-10

Completas.

 

 

Capítulo XVII. Cuántos salmos han de cantarse en las referidas Horas.

Comentario espiritual sobre la Regla de san Benito por Denis Huerre

 

20 feb., 21 jun., 21 oct.

 

1Ya hemos determinado cómo se ha de ordenar la salmodia para los nocturnos y laudes. Vamos a ocuparnos ahora de las otras horas. 2A la hora de prima se dirán tres salmos separadamente, esto es, no con un solo gloria, 3y el himno de la misma hora después del verso “Dios mío, ven en mi auxilio”. 4Acabados los tres salmos, se recita una lectura, el verso, Kyrie eleison y las fórmulas conclusivas.

5A tercia, sexta y nona se celebrará el oficio de la misma manera; es decir, el verso, los himnos propios de cada hora, tres salmos, la lectura y el verso, Kyrie eleison y las fórmulas finales. 6Si la comunidad es numerosa, los salmos se cantarán con antífonas; pero, si es reducida, seguidos.

7Mas la synaxis vespertina constará de cuatro salmos con antífona. 8Después se recita una lectura; luego, el responsorio, el himno ambrosiano, el verso, el cántico evangélico, las preces litánicas y se concluye con la oración dominical.

9Las completas comprenderán la recitación de tres salmos. Estos salmos directáneos han de decirse seguidos, sin antífona. 10Después del himno correspondiente a esta hora, una lectura, el verso, Kyrie eleison y se acaba con la bendición.