¡La paz sea con vosotros! 

Trae aquí tu dedo y mira mis manos, y trae tu mano y métela en el costado, y no seas incrédulo sino creyente.

¡Señor mío y Dios mío! 

(Jn 20,26-28)